Apuntes breves EL LANCE

En el lenguaje venatorio se llama lance a las circunstancias en que se sucede el abate de la pieza cazada. Es el lance el que perdura en nuestra memoria y con el que nos recreamos al contárselo a amigos o a todos los que estén dispuestos a escucharnos. Siempre, por supuesto, nuestros lances son buenos..

abate

Pero, ¿qué es un buen lance? Para que un lance sea bueno tiene que tener emoción. Sin emoción, sean las que sean las circunstancias, no será un buen lance.

Todos los primeros abates son emocionantes por el simple hecho de matar al animal. Por tanto, los primeros lances siempre son buenos.

Hay un componente en nosotros que nos da una descarga de adrenalina y es el hecho de vencer al animal de una forma definitiva, es decir, matándole. Eso es lo que hace que nuestros primeros abates sean siempre en un “lance emocionante” sean como sean las circunstancias en las que se abatió a la pieza.

Este tipo de lances se asienta de forma perenne en muchos cazadores pues su fin, su satisfacción está, sobre todo, en el mero acto de matar al animal. Razonablemente a medida que el cazador va adquiriendo veteranía va dándose cuenta de que importa más como cazar al animal que el hecho de conseguirle.

La estimación y realización de un buen lance tiene mucho que ver con la ética y la educación del cazador. He observado que los cazadores que ejercían básicamente para conseguir carne valoran menos el lance que los “señoritos” en que la caza era, y en algunos casos sigue siendo, un distintivo de clase. Así, estos valoran más la realización del lance pero sobre todo el trofeo que los cazadores “sociales” en los que prima el resultado. Aunque esta observación no es exacta siempre pues hay excepciones en las dos partes.

Un buen cazador empieza sus relatos con un “mira lo que me pasó…” o “mira como logré abatir…” raramente dicen: “maté un ….”. Cuentan el lance aunque no se cobre la pieza.

La era moderna ha cambiado, o está cambiando, el concepto de caza pero sobre todo la manera de ejercerla.

Daniel Quintana