ME VOY A COMPRAR UNA ESCOPETA
Ya lo tengo decidido: me voy a comprar una escopeta!




Y ahora empieza lo complicado. La primera pregunta que debo hacerme es para que voy a utilizarla, pues serán las necesidades del uso las que marquen el tipo que debo de comprarme. Cada vez es más común que la decisión de comprarse un arma de caza está en función del "marketing" y del "enamoramiento" de un arma vista a un compañero o en un catálogo. Vamos, que lo hacemos con el corazón y no con la cabeza. Y así, casi siempre, nos equivocamos.

Para la compra de un arma deberemos preguntarnos:

    - Naturaleza del terreno donde normalmente cazaremos.
    - Género de animales que cazará preferentemente.
    - Tendencia o preferencia del tiro.
    - Características de la vista, posición al tirar, forma de apuntar, etc..
Algún listo dirá: Una que valga para todo. Bien, pues sería un arma con un juego intercambiable de cañones de calibres diferentes con diferentes elementos de puntería y con armazones distintos intercambiables para según que uso. Como ya habréis deducido no es UN arma son VARIAS. Si disponéis de un buen capital y estáis dispuestos a gastarlo, crearos un armero bien provisto con todas las posibilidades para cazar las distintas y muy variadas especies de animales posibles. Si, como nos pasa a la gran mayoría de los mortales, que debemos aquilatar y sopesar nuestras compras (procurando que no se entere la mujer), pues entonces deberemos de estrujarnos la mollera para que nuestra inversión sea lo más rentable posible hablando en términos financieros.

Retomamos el tema. Decididos los distintos parámetros que intervienen en la elección llega el momento de la decisión definitiva. Debemos de conocer las características que tiene el arma para no equivocarnos.

ALGUNAS CARACTERÍSTICAS A TENER EN CUENTA EN UNA ESCOPETA

EL CALIBRE

El calibre para rifle se denomina indicando el diámetro de la bala en milímetros (nomenclatura europea) o en fracciones de pulgada (nomenclatura americana). Sin embargo en las escopetas de cartuchos de perdigones, el calibre indica el número de balas esféricas que, en una libra inglesa de plomo, se pueden obtener para este calibre. Calibre .12 quiere decir que con una libra inglesa de plomo se pueden fabricar doce balas de ese calibre.

Como calibres más conocidos están el .12, el .16 y el .20 para la caza en general. Pero también están el .10, el .23, el .28, el .32 y el .36.

Como indicativos en milímetros algunos calibres comunes.

Calibre Milímetros Calibre Milímetros
.10 19.3 - 19.7 .24 14.7 - 15.1
.12 18.2 - 18.6 .28 14.0 - 14.4
.16 16.8 - 17.2 .32 12.7 - 13.1
.20 15.6 - 16.0 - -


Un tema tan importante como es la elección del calibre se simplifica muchísimo debido al mercado que, en escopetas, no tiene demasiada variedad. Mayoritariamente se suele escoger el calibre 12 por la sencilla razón de que junto con la variedad de cartuchos posibles cubre la más amplia gama para abatir eficazmente la caza de escopeta. Dentro de este calibre tenemos dos posibilidades el 12/70 y el 12/mágnum. La más potente tiene como ventaja que puede disparar todos los cartuchos del 12 , aunque el uso continuado de cartuchos 12/70 puede llegar a erosionar la recámara y dejar depósitos o restos de tacos o perdigones. El inconveniente es que ala ser más potente da mucho más culatazo siendo un tanto incómoda en escopetas ligeras.


LONGITUD DEL CAÑÓN.

Afecta a dos parámetros como son el equilibrio del arma y la balística.

Un arma no equilibrada es un arma difícil de manejar y, por tanto, poco eficaz. Si el peso de la escopeta está más en la parte delantera, se dice que ese arma es cabezona teniendo que hacer más fuerza para apuntar (una dificultad añadida) y la inercia del peso no compensado del cañón, nos llevará a pasarnos del objetivo. Lo mismo vale para una escopeta donde el peso es mayor en la culata.

No es lo mismo una escopeta con cañón largo que una escopeta cabezona. La escopeta equilibrada se maneja con el peso entre las manos y no con el peso fuera de ellas. No obstante, en cuanto a agilidad de manejo, deciros que las de cañón más corto son más fáciles y rápidas.

Como ventaja decir que los cañones largos resultan mas precisos por la distancia entre miras mayor y el acercamiento del cañón al objetivo.

Se dispone en le mercado de muy diversas longitudes de cañón que van normalmente de los 60 cm hasta los 81.

En cuanto a la balística, la longitud del cañón parece que no afecta demasiado. Si es caso las de menor longitud de cañón suelen tener mayor retroceso y son más ruidosas.

Suele admitirse cañones desde 60 hasta 71 cm para las repetidoras y semiautomáticas y de 70 a 76 para las dobles y los monotiros

CHOKES

Tenemos dos posibilidades con cualidades distintas para cada una de ellas.

Fijos que tendrán una mayor calidad de plomeo pero que no podremos variar. Suelen ser las que llevan las armas de competición donde SIEMPRE dispararemos a distancias preconcebidas.

Intercambiables que nos permitirán escoger según las necesidades del momento. Se adaptan más a la caza ya que varían más las condiciones según sea la pieza. Suelen ponerse en las semiautomáticas y en las repetidoras.

Existen los cañones estriados que son unos cañones especializados para abrir el tiro mucho y por tanto son especiales para becada, conejo y codorniz.

PLETINAS

Albergan los mecanismos de percusión y de seguro que se solucionarán de forma distinta según sea la pletina. Las llamadas de "media pletina" albergan estos mecanismos en la parte baja de la báscula donde se vacía para que entren estos elementos. Las pletinas enteras son mas amplias, con forma ovalada y normalmente grabadas en la parte exterior por lo que son muy valoradas. Los mecanismos están en la misma placa detrás de la báscula. Su ventaja está en que suelen ser más seguras pero el inconveniente es que son más delicadas y complicadas necesitando más cuidado en su mantenimiento.

EXTRACTOR

Ya sea semiautomática o no nuestra escopeta debe de tener un mecanismo que expulse los cartuchos una vez disparados. En las semiautomáticas la expulsión se efectúa aprovechando el movimiento de retroceso del carro que mediante una uña extractora arrastra la vaina del cartucho extrayéndolo. La preocupación será el vigilar que dicha uña esté en buen estado. Las escopetas de doble cañón o de uno solo no semiautomáticas, disponen de mecanismos especiales que lanzan los cartuchos fuera de la recámara al abrir la escopeta.

LA CULATA

Es, tal vez, el elemento principal que nos llevará al éxito o fracaso en nuestra afición. La elección correcta del tipo de culata hará que la escopeta se adapte a nuestra fisonomía y encauzará correctamente los cañones cuando efectuemos el acto de "apuntar".

Dos son los tipos básicos que existen habiendo multitud de variantes pero siempre alrededor de los dos tipos básicos. Uno es "a la inglesa" o recta donde la geometría, por la parte inferior, traza una línea recta sin nada que sobresalga. La otra alternativa es la de "pistolet" o "pistolete" donde aparece la forma de una especie de cacha de pistola a la altura donde ponemos la mano que acciona los "gatillos" o palancas de disparo.

La culata recta es característica de las escopetas con dos gatillos, normalmente uno más adelantado que el otro, y que permite mover la mano atrás y adelante con facilidad. Tiene el inconveniente que la escopeta queda más suelta necesitando más cuidado en el momento del disparo. Por el contrario las de pistolete, siempre que tengan un solo gatillo, son más fáciles de encarar y son más uniformes en este acto.

Además de el acto de decidirnos por un tipo de culata, deberemos de ser muy cuidadosos en la adecuación de esta a nuestra fisonomía. Veamos algunas consideraciones simples:

    - Angulo de la culata con el cañón: Deberá de ser proporcionada a la largura de cuello del tirador. Muy recta marcará tendencia a tiros altos, por el contrario las más anguladas su tendencia será a tirar bajo.
    - Largura de la culata: Si la culata es larga para nuestra fisonomía, nos dificultará el encare y, si lo hacemos, normalmente no llega a encajar en el hombro en el sitio correcto por engancharse en el camino. Resultado: tiros altos. Si la culata es corta, la escopeta "baila" posándose en nuestro hombro de forma un tanto errática con resultados iguales. El culatazo suele ser también más molesto.
    - Desviación lateral o "ventaja": Nos referimos a esa desviación lateral de la culata respecto a la línea de mira y fácil de ver al contemplar nuestra escopeta desde arriba. Suelen llevarla las escopetas hechas "a medida" y ajustan la salida del disparo más o menos frontalmente.